domingo, 2 de mayo de 2010

Qué tiempos

He descendido
a beber de tus mejores fuentes
y he subido sorprendido
a ver la luz de tu mirada
allí donde nos imaginamos
tantas palabras de tarde
allí donde no había horizontes
y solo flotábamos
el uno en el otro
sin regreso alguno a la vista
sin promesas baratas
en medio de la lluvia

Qué tiempos
verdad