martes, 18 de mayo de 2010

Mujer sin pijama

El ruido lineal
de los transformadores vecinales
en las madrugadas solitarias

El espantado olor
de los orines en las esquinas
más olvidadas

Las tapas de los refrescos
en la ciega agonía
de las bocas especulando
mentiras e historias variadas.

Y el espantapájaros anodino
de los borrachos más simples
ajustando el amanecer
al disparo de sus sueños.

A lo lejos
la sonrisa de los cerezos
en los campos invernales
Que bonito

Y mucho mas allá
los anillos de Saturno
sin imaginar nada
Que trágico