domingo, 9 de mayo de 2010

Historias de putas para niños

Hay un amor ecuestre
imagen siempre olvidada
de tanta poética arrastrada
al olimpo del deseo.

Nunca se ha escrito tanto
de la manzana alcanzada
de la mujer inalcanzada
y del alcance de los poemas
en los momentos más diáfanos
del corre corre amoroso

Hemos tenido tantas
ingenierías de la mentira
palabras torturadas
e inventarios del paraíso
que no me queda nada
que contaros nuevamente.

Soy poeta
una especie de cangrejo en extinción
que se mueve en los limos invisibles
de las corrientes del sexo
y recoge pacientemente
escombres ruinas desechos
líquidos en probetas imaginarias
y babas llenas de promesas

Después de tantas partidas acabadas
miles de poemarios incumplidos
que nunca volverán,
y algunas hormonas independientes
nadando en infartos horizontales,
sólo me queda
olvidarme de todos ustedes
en estos momentos difíciles.

Y no se vayan
continuamos mañana.