domingo, 30 de mayo de 2010

lluvia

Ahora
que me he aficionado
a los días de tristeza
y al paso de los desiertos
tan lejos de todo lo que quiero
tan cerca muchas veces
de esta locura atravesada
que todos conjuran
que es uno mismo.

Ahora ya lo sé.

Soy sólo lluvia
en la palabras de otros
y humedad olvidada
en los labios de otras.