lunes, 31 de mayo de 2010

Manual olvidado de un asesinato sencillo

Al poeta
se la ha caído un ojo
y su único brazo conocido
ha elegido el exilio
y las últimas mujeres heredadas
ya no comprenden su compasión
y huyen desmembradas
en sueños variopintos

Parece que los poemas
se han revelado últimamente
a la caza y exterminio
de sus creadores

Son las últimas especies
de cierto entendimiento