lunes, 24 de mayo de 2010

Historia jamas contada de una nuez

Somos una sucesión
de pieles que crecen y mueren
se mutan en las estaciones
y permanecen disecadas
ridículas y enfermas
en los fotogramas de aniversario.

De vez en cuando
sobre nosotros
descansa el deseo de una mujer
y surge una nueva piel
pequeña y deforme
como una nuez.