miércoles, 5 de mayo de 2010

El arco de nuestra sombra

Nos hemos visitado
en el clamor de nuestras sombras
allí donde la palabra
todavía no había llegado
allí donde el tiempo
no había caído
en la vertical precisa
de los meridianos.

Y ahí estamos
mudos como arañas
en la complicidad de sus telares,
espalda contra espalda
ante las cartas marcadas
de la noche, ganando
todas nuestras batallas

Los fríos pulmones del invierno
nada saben de nosotros.