jueves, 8 de enero de 2009

Sombra habitada

Yo tengo la costumbre
de habitar mi sombra
sin haber sido invitado.

Nadie sabe entonces
si el deber de estar vivo
responde a un dios dormido
o a una luz sin sombra
desnuda y virginal
en el quebranto azimutal
del mediodía.

Ahí seguimos
sin saberlo
sin pertenecer a nada
sin tramar nada
ojo de cangrejo
en un abismo imaginado