sábado, 10 de enero de 2009

Venganza

No hay
mayor venganza
para la muerte
que morir un día.

Igual
que el verdugo
vive del miedo visceral
del condenado.

Igual
que el deudor
camina quebradizo
tras la ganancia fecal
del usurero.

Igual
que el adolescente,
pedazos de uno mismo
en los delirios de cualquiera,
huye pomposamente
de los consejos del padre

No da igual
caer en la misma muerte
bomba suicida sin mano culpable
y morir así
a despecho
de amor frustrado.

El Chaco
Enero 2009