domingo, 18 de enero de 2009

Qué diáfano
el borde de la palabra
donde todo reaparece
se transmuta cambia
violentamente
a lo imaginable.