domingo, 16 de agosto de 2009

Ya es de los nuestros


Ya olvidada la gloriosa cruz
-tremendo signo de lo indecible-
Dios ha quedado horizontal
tendido en láminas
de víctimas olvidadas
rendido ante una luz
perdido ante tanta infamia.

Por fin
ya es de los nuestros.