martes, 11 de agosto de 2009

Apología del insomnio


La noche
está llena de bragas
cuentos intratables
y asesinos de palabras
en poemas diminutos.

Del día
no hay apenas recuerdo
pero se comporta fiel
como un buen ojo seco
sin párpado ni sueño.

Uno es nada,
en la noche
se trama sin saberlo
y en el día
se vive sin darse cuenta