lunes, 3 de agosto de 2009

Ay cuerpo mío


Ay cuerpo mío,
tengo tantas ganas de vivir
que cada día te libro
de una muerte última
que no imaginas.

Ya ves,
y tú sin saberlo.