viernes, 7 de agosto de 2009

A veces ocurre


A veces ocurre
que somos náufragos
del momento poético

Lanzados sin compasión
a la deriva de un centenar de palabras
que se comen sin respeto alguno
en un papel marítimo sin borde alguno
y nosotros intentando colocarlas diestramente
en un poema miserable.

Nada hay más comprensible
que hacerlas callar
y que hablen una a una
en un orden establecido

Y luego el mar, escucharlo
en su bramido de larva olvidada
volver a la soledad merecida,
y olvidarlas entre los silencios
mas trágicos que bien se pueda
antes incluso de que algún ingenuo
tenga el lúcido atrevimiento
de leerlas con respeto.

Y que no vuelvan.