sábado, 15 de agosto de 2009

Cuídate


Nada hay que perder
cuando uno esta muerto
ni siquiera el recuerdo.

Y cuando un olvido liviano
ya lo cubra todo
y solamente quede
una referencia raquítica
en un libro de nacimiento
y ya los huesos
ni sean tierra
y perdure estático
un rostro anónimo
de las fotos del pueblo,
y nadie sepa los nombres
ni las vidas cotidianas
de semejante vestimenta de cartón.

Cuando todo eso ocurra
y tú nada puedas saber,
cuídate bien
de haber pasado por estos senderos
sin grandes triunfos
algunas buenas obras
y una risa sencilla
como esto que te muestro

Por si acaso