viernes, 28 de agosto de 2009

La luz


La luz
tiene pasillos olvidados
donde las palabras traman guerras
y alquilan dirigentes
para pensar a toda potencia
un mundo mejor.

También hay armarios oscuros
donde reposa la lengua de dios
algunos curas con pecados capitales
y sarmientos de mentiras
lamentándolo todo

Nadie ha atrapado
su profundo camino
habitado por líquenes luminosos
y párpados de pies descalzos

Pero esperamos todavía
que las tumbas vacías de los vivos
-cóncavas permanencias de alguna ausencia-
sepan ver la inminencia de todo fin
y los futuros visitantes póstumos
puedan dormir sin profanar
el tranquilo paso de la muerte

Más allá de la vertiente luz
permanezco en su sombra
en los prostíbulos de la memoria
en los vestíbulos solitarios del sexo
en los tendederos suburbiales
de tantas víctimas sin consuelo.