lunes, 28 de febrero de 2011

La curva horizontal de tus senos

No puedo olvidar
la curva horizontal de tus senos
en el sueño permanente
de la madrugada

Ni la caída de tus palabras
en el trazo genital del deseo
allí donde se dibuja
cierta eternidad simulada

Uno esta hecho
de tantos pliegues y arrugas
imperceptibles
que la memoria surge
en la vergüenza permanente
de los fosos más descompuestos
de la pobreza
o muere paralizada
en las terrazas de la melancolía

Pertenezco
a un asedio de miradas
armazones esqueléticos
de seres incabados
que buscan ciegamente
en estas palabras rotas
el perdón de un beso
en el planeo de la mañana.

Los hierros
deformes y aniquilados
de nuestras derrotas
nos anuncian claramente.