sábado, 5 de febrero de 2011

No tengo respuestas

Ya lo siento
pero el silencio provocado
por el ruido insmone del mundo
y el sueño agrietado del desierto
en la viñas cultivadas de la pobreza
me han dejado vacío.

No tengo respuestas
y lo que es peor todavía
ya no tengo preguntas

Han bajado las sustancias abrasadas
de cierto llanto
a buscar la luz miserable
de viajes prohibidos
en las habitaciones de la juventud
cuando todo se vestía
con las sombras mas infames
de cierta eternidad.

Y sólo han encontrado
la pureza del horror
en los légamos consentidos
de la historia.

Hay tantos espejos
en este onanismo transparente
de palabras contempladas
y discursos lustrados
en los rebaños vecinales
de las ciudades,
que sólo puedo contener
el río de la memoria
en un momento sin horizonte
en le ávido resplandor
de estas letras.

Subid pronto al tren
y pensar siempre que será domingo
y dormir tranquilos y felices
en la cama del verdugo
y mantener con esperanza
vuestros cuerpos expulsados del deseo

La maquina rotaroria
del presente
se ha detenido
y he quedado desnudo
en el vertigo de tu mirada