viernes, 4 de marzo de 2011

Ha venido el mar

Ha venido el mar
a llenar las playas con sus besos
y una luz primaria desnuda
se ha vestido del color
de tus ojos

Yo soy sólo arena
que vuela sin consuelo
en el tamíz de tus sueños.

Yo soy sólo viento
que mueve con fuerza
el baile de tus manos.

Sólo soy palabra
en el rumor cóncavo
de tus besos

Mira aquí cerca
como el torrente embrujado
de nuestras carnes
ha olvidado la mañana
y las últimas luces
husmean con pasión
en los desvanes del futuro.

Mira allí lejos
las cenizas triunfantes
de la derrota
flotando excitadas
en los líquidos despojados
de la vejez