sábado, 26 de febrero de 2011

Como pasa todo

Pasan los días
y las últimas luces de la tarde
se humedecen llenas de amor
en los labios inclinados de los tejados
y las alcobas más temerarias
buscan las sonrisa de una mujer
en el rellano del deseo.

Vuelan los cuerpos incendiados
de las guerras entretenidas
en los noticiarios más monotonos
y listas de nombres sin dueño
se entretienen sin demora
en el baile del olvido

Ha llegado tarde
el patíbulo incendiario.
Y las palabras mas atrevidas
besan la herrumbre
de los hierros de la guerra.

Los dioses
se han vestido prontamente
de la sonrisa de algún niño
y llegan puntualmente
a las misas extendidas
en los desagües de la vergüenza

Como pasa todo
tan extrañamante
en el espectáculo de la tarde.