viernes, 3 de septiembre de 2010

Yo no he dejado de llorar

He pensado tanto
en aquel día no muy lejano
en que los niños no tan niños
aprendieron a no llorar
y la vida se desvanecía
por todos lados
como una humedad imprecisa
en los gritos de la noche.

Yo
a pesar de ellos
no he dejado de llorar.

(Memoria del fuego)