lunes, 6 de septiembre de 2010

GLORIA

Hubo un tiempo
que esperaba tanto del mundo.

Ahora
él nada espera de mi.

Hay momentos de gloria
tan desconocidos
como la propia vida.

(Memoria del fuego)