domingo, 19 de septiembre de 2010

Tratado de la extinción

En el tratado de la extinción
la poesía lapidaría de los bobos
busca incansable
la sombra marítima de la hembra
y la geografía imaginaria
de los estratos de la tierra.

Ahora ya sabemos
que hemos arrastrado las guerras
a los desiertos más puros
allí donde la piedra y el alacrán
se hacen compañía