lunes, 20 de septiembre de 2010

.

Sólo el olvido
pertenece a la memoria
en sus juegos de puertas que se abren
aguas y tierras que corren
y sombras que hierven
en el transparente sobresalto de la luz.