viernes, 20 de marzo de 2009

Hombres para nada


El hombre
ya desarmado desnudo
tras la última punción
de un momento de sexo
en el estío de la vida.

Cuerpo ungido
de otro calor
usado hasta el hastío
en medio de la locura
de una mujer.

Desarrollo primario
de una ejecución póstuma
en el tamiz hondo de la especie
buscando el tanteo indómito
que regenera y queda.

Tras la luz infinita
de la rienda del deseo
queda ella ahí cerca
mirándolo desde el arco atlético
de sus besos.

Y al final
músculos dominados
cartílagos en pausa
y la vida otra vez
en espera acechando
para tomarle nuevamente
el silencio la esencia
y el tacto.

2 comentarios:

Stefania dijo...

Estimado Alberto estuve visitando tu blog y te dejo mis saludos y la felicitacion por tus poemas.
Todo es exquisito.
Buenas Ondas !!!
Stefania


sysanastefania@gmail.com

Anónimo dijo...

Gracias Estefania.
Celebro que te gusten mis poemas y pensamientos.

Un abrazo muy fuerte
Alberto