martes, 23 de noviembre de 2010

El paso de las horas

Hoy
el paso de las horas
no han dejado nada.

Apenas
un polvo descubierto
en las almenas de mi locura
y mil pensamientos inútiles
en los caminos de la pobreza.

La palabra
es un trueque perfecto
de amores y sueños
en los estantes del futuro