jueves, 17 de junio de 2010

Prohibido escribir hoy

En los últimos procedimientos
de nuestros encuentros
hay un inventario de rostros
de todos los días
que camina asustado
en el día inmóvil de las celdas
y se duerme confiado
en las bodegas de la muerte.

El azar, posterior
al vértigo de las ventanas
ha creado animales fugitivos
en las almenas acusatorias
de la imaginación
y ya el mundo incandescente
acumula tantas acusaciones
que agotan cualquier arrepentimiento.

Es indigno escribir
de los geranios en sonrisas soleadas
y de las amantes en las despensas del sexo
mientras los torturados
yacen sin rostro
en el légamo de nuestra ignorancia

El futuro
ha convocado los últimos insectos
controlados por hombres serpiente
y la tristeza más solemne
ha tenido a bien instalarse
en nuestros labios de marfil.