domingo, 30 de enero de 2011

Pájaros asustados debajo de la lluvia

Ya no recuerdo
el sabor de tus besos
ni las maquinaciones de los sentimientos
al borde de tus palabras
ni tampoco el quebranto propio
de los cuerpos desnudos
en el tacto de la noche

Los rincones más luminosos
de tantos y tantos juegos
en la disolución de los cuerpos
nos han olvidado
y hay una estera imposible
de llanto y miedo
en los prostibulos vacíos
del mundo siempre visto.

Tengo frío
y las palabras florecen
en la fila inmóvil
de los pajaros asustados
debajo de la lluvia

Volverá
el estío de tus risas
a llenarme nuevamente.

Yo lo sé
aunque tú no lo creas