miércoles, 5 de enero de 2011

La lengua de metal

Apoyados
en los muros más hábiles de tu memoria
allí donde el olvido
veranea inconsciente
y los almendros reunidos
han olvidado rostros y preguntas
en la desnudez de las madrugadas

Por allí,
hemos viajado sin esperanza
tras las manos atadas de la inocencia
y sorprendidos estamos
del vacío esmerado
en los cuencos de la pobreza
y de la fraternidad animal
en las noches de lluvia.

El horizonte
ve el vuelo lento de los pájaros
y los cuerpos giran y caen
en la desaparición programada
de un dios cuestionado
en los neones de los supermercados.