viernes, 29 de octubre de 2010

.

El viento
enreda en torbellinos verticales
el calor interminable
de la crueldad de los desiertos
y la memoria
ha quedado impresa
en los carteles desnudos
a la sombra de las aldeas

El mar incorrupto del olvido
vacío permanente en la castidad
lo cubre todo.

El poema
gestiona palabras
y almacenes de recuerdos
en los abismos más insólitos
de uno mismo.