jueves, 15 de abril de 2010

El muro

He colgado
del maldito muro
la sonrisa más eficaz
y quisiera ser absorvido
diluido y olvidado
en sus humedades
mas persistentes.

Ser cal yeso
argamasa bloque
de algo insípido
indefenso al eco olvidado
de palabras de aluvión,
muerto vertical
en el deseo articulado
de un poema diminuto.

Y en esta pose
de heroe desconocido
ver los fantasmas habituales
moviendo faldas comprometidas
y los últimos angeles conocidos
hurgando en las ferias más vergonzosas
de las últimas salvaciones