miércoles, 28 de abril de 2010

burdeles

En lo largos pasillos
de los burdeles más olvidados
donde la espera urge
y algunas hembras bien paridas
cantan letanías sin fuero
a hombres sin consuelo.

Ahí es
donde la vida se estrecha
se consolida en un segundo
en tracto final y convulso
animal y sanguinario
de toda esta batalla que llaman
especie en supervivencia.

Poco mas
nos dicen los libros
y las buenas intenciones
de los samaritanos inducidos
a gloriar semejante guerra
no han sido invitadas
todavía.

Es tan triste todo esto
que parece que dios esta ocupado
entre espera y espera
al pago anodino trivial
de tanta desnudez y olvido.