viernes, 17 de julio de 2009

Podría yo dejar...


Podría yo dejar
mañana a las diez
mi cuerpo cansado
en el perchero demente
de un epitafio.

Pero no.

Vamos a seguir
todos juntos
en la marea permanente
de la vida loca

Ya habrá tiempo
de nuevos sastres
percheros y armarios
para dormir siempre.