jueves, 9 de julio de 2009

el niño dios

Dios
soñador y niño
come de la línea simple
de lo no sido.

De lo bien acontecido
si no estaba, montaron alabanzas
y de aquello infame
donde no surgió su presencia
crearon rezos, penitencias
y alguna respuesta grande
justificándolo todo

Las catedrales santuarios
anacoretas y santones
nunca conocieron
las tripas de tanta ausencia
y las víctimas, condenados
y demás servidumbre del horror
ya vacío son
y de tanto viaje sin retorno
noticias no hay.


Jugar siempre
al caballo ganador
nunca estuvo bien.