miércoles, 24 de junio de 2009

No te engañes


En las guerras
a los muertos
se los llevan sin avisar.
Son vivos todavía
pero con las prisas
los odios y las ordenes
-condenados les llaman-
es como si fueran muertos.

Nunca fueron
estos artefactos de la infamia
programados para los vencidos
ni entraron en los partes
ni en el marcapasos vergonzoso
de los triunfos galopantes
el recuerdo de las víctimas
ni el llanto de las familias,
y menos aún
la sorpresa imposible de los niños
ante tanto disparate.

Como locos se comportan
aunque hablen como cuerdos
no te engañes.