sábado, 27 de junio de 2009

En ruta


Uno puede estar viejo
-lo suficiente-
para ser poeta
o para vivir acorralado
con la manos atadas
y esperar tranquilamente
el paso de casi todo.

Pero ser joven
y esperar todo ello
es poco tiempo
para tanta ruta.