domingo, 28 de junio de 2009

Anverso


En el anverso
de la mano extendida
durmiente sobre la nada
la creación
tanteaba destinos
mutilaba sueños
y sellaba complaciente
algunos juegos de alcoba,
sin más esmero
que su propia mirada

Tanta soledad había