jueves, 17 de julio de 2008

El salto

En el primer salto vertical
del prohombre primitivo
la palabra era grito
desnudo graznido.

Luego
Llegaría la cuna del pensamiento
para dominar al tiznado salvaje
Llegaron guerras y disputas
historias de amor trenzadas
aleteos de un mundo mejor
y libros de toda clase.

Hemos pensado tanto
y hablado consecuentemente
que lo segundo disimuló
el latir del primero.

Y seguimos
hablando y hablando
como loros disecados
en un museo de cera.