sábado, 5 de julio de 2008

Desierto

En los desiertos
la luz cae oblicua
como pajaros suicidas
buscando el frescor de su canto

El lagarto
sueña un agua permanente
en la longitud de su mirada
loco esta
feliz en si mismo
en si mismo no hay nada

Sólo el abrazo asesino
de una calor de cenizas transparentes
permanece ingravido
vacío de todo
él mismo es todo ausencia

A veces
las arenas se levantan
de su sopor de siglos
y los hombres
lloran su propia ausencia
como si estuvieran muertos