domingo, 4 de mayo de 2008

pensamas

los pensamientos
a los mios me refiero
son elementos dislocantes
siempre como guardas de trafico
al girar la curva del kilometro diez

De repente me giran la mirada
me plantan mano en un poema
o lanzan la hormona acelerada
a la mirada de una figura femenina

Asi son
volubles y caprichosos
se pueden imaginar el centro de gravedad
del aire envolvente de la esquina
calcular el punto sin retorno
de una conversacion infinita
o sentir compasivamente
la sonrisa de una mujer apasionada

En una ocasion
se imaginaron que yo era un angel redentor
y el error de calculo
me llevo casi a los infiernos

Ellos y yo
no somos la misma historia
Ahora los tengo encarcelados
en algunos poemas rudimentarios

al fin y al cabo
que piensen ellos
que yo soy inocente