domingo, 2 de septiembre de 2012

Siento

Siento
que todo es cierto
en la oscuridad.

La palabra, en su vértigo
en la insubordinación del signo
lo llena todo,
como un líquido casi etéreo
que altera la luz vendida
a tus ojos de elefante.

Esta fauna
de sonidos en silencio
y luces extinguidas
en la mentira del símbolo
golpea bruscamente
el vacío blanco de este papel
esclavo de mi mano.

Bienvenido
a la lucidez suave de los domingos.