lunes, 27 de agosto de 2012

Más allá del paraíso

Los cuerpos
hundidos en el apogeo salino del sexo.

El silencio cruzando
las desnudas avenidas
en la respuesta nocturna de la madrugada
mientras los sueños de mañana
duermen hoy todavía
como si nada tuviera lugar.

No lo sé.
Tal vez ya no recuerdo nada
y la invención del paraíso
ha quedado lejos y distante.


Tal vez
todo sea una infección mental
ahora que las ventanas del invierno
muestran símbolos invisibles de la desaparición.