sábado, 15 de septiembre de 2012

La inocencia de los espejos

Desciendo abruptamente
a este letargo acumulado
de pasiones y mentiras
en los desvanes de la memoria.

Me miro
ciego y sin luz
en los brazos de la oscuridad.

Recuerdo
la inocencia de los espejos
y el azul del cielo
envenenado de paraísos
y pájaros amarillos
en los vuelos del suicidio.

Los viajes
me hablan del sulfuro extendido
en los campos del horror
y de hembras utilizadas
en la huída de todo triunfo.

Nada volverá
ahora que la nieve florece
en los rostros de la enfermedad.

2 comentarios:

sergio dijo...

el tiempo es un recuerdo duro de la vida

Los Inviernos de Laura dijo...

Hace tiempo que mis espejos no tienen inocencia... el tiempo tiene eso de dar y de quitar.

Me encantó!!!

Beso.