viernes, 16 de diciembre de 2011

Tú siempre piensas

Tú siempre piensas
que yo quiero el calor sedimentado
de tu cuerpo
en la plenitud de nuestras sábanas infinitas.
Y apenas nada más.

Y es cierto, lo es

Pero veamos las cosas de otra forma,
un poco más allá de la fontanería
atribuida al espejismo de nuestros ojos.

La palabra
o el poema
es un ave extraña de vuelo corto
y parece ser
que en los planeos del viento
se guardan sentimientos condensados
que alargan la vida
en las generaciones superpuestas de las ciudades
y mantienen añadida
una presencia sencilla y tranquila
de un mundo mejor siempre

Eso es lo que te quería decir
que todo es más sencillo de lo que parece
a pesar de nuestras sábanas
y la prisa de nuestros cuerpos