sábado, 3 de diciembre de 2011

Suavemente

Aún
suavemente
he visto cabellos blancos
relámpagos del horrror
en las losas blancas de la memoria
inmaculadas y abandonadas todavía.

Y tus manos arden
y tus palabras hablan
en esta prisión sin barrotes
en que me voy convirtiendo
subespecie inmóvil en silencio
en la quietud de los desiertos

Necesito la pureza
de tu ausencia
una vez más

(Día 43)