viernes, 12 de agosto de 2011

Descenso

He descendido al saludo del vértigo
y he sentido maléfico
el aceite en las máquinas de la tortura
y la espera del reo
en la humedad de las celdas

Han llegado
los números de la pobreza
a llenar la holgura sonriente
de las dentaduras de la riqueza

La noche
se ha estrellado una vez más
con la paridad de la mentira
y una vez corregida y repetida
la verdad se distingue
en los caminos de la vergüenza

Y yo sólo creo
en el mundo equivocado
que nos han parido.
Y ya todo da igual

Sólo la humedad de la carne
permanece
en los patíbulos del deseo.