lunes, 28 de marzo de 2011

Viaje al centro del olvido

Ha viajado el olvido
por las últimas vísceras
desconocidas y en silencio
de este cuerpo en movimiento

Nada ha encontrado
salvo algunos grumos
de palabras en descomposición
y centenares de impulsos encadenados
en la delación de la mentira

No han sido vistos
dioses en venta
ni trapecistas perfumados
en los abismos del suicidio
ni hemos encontrado
bañistas bronceados
en el beso de la tarde.

Hemos transpirado
el olvido y yo
la frontera húmeda de la carne
y un desierto estéril
de cetaceos uniformados
nos ha recordado
cárceles conventos
y habitaciones ensañadas
en la fatiga de la tortura