domingo, 28 de diciembre de 2014

Palabra interior

La palabra interior

nada le debe a la noche

 

Más bien

vuela en silencio

sobre los baúles de muñecas rotas

en lo circos de ocasión.

 

O saborea

las posturas sin futuro

de las figuras humanas

que creen solo en la pronta llegada

de otro salvador encaramado a la profecía.

 

Es todo un cuerpo

esta palabra inmersa en si misma

que nos acompaña hasta el último momento

para recordarnos

que todo aquello que fue

fue tan poco

 

Apenas un cuento endiablado

y una sonrisa perdida

en las mañanas de la juventud