lunes, 9 de junio de 2014

Nueva palabra

Quisiera inventar una palabra nueva
donde no hubiera rastro de perdón
joven y sin mérito

Sólo los viejos perdonamos
en los pantanos de la vida.

Sería blanca, como la luz primaria
mezcla y desorden de todas la luces
futuro sin presunción de olvido
tal vez sirvienta precoz de toda sonrisa
tal vez sencilla postura atrevida
de los nuevos fotogramas.

No lo sé
Llegan las tormentas de todos los días
los saltos atléticos de los transeúntes
en demostraciones fantasmagóricas
y todo sigue igual

Tal vez
todo comienza por un beso
mudo y sensual
en los desvanes de la promiscuidad

Nada se ha aprendido tanto
como perder el recuerdo de la edad
y así
los jóvenes piensan que todo lo saben
y hablan como viejos envejecidos
y los viejos
sonríen como niños
en los principios de la juventud.

Voy a posar este verso
entre las ruinas de uno mismo
fuerte y sumiso
en los bacanales de la duda