domingo, 20 de enero de 2013

Palabra mariposa

Sólo veo
una vida que se retoma
hacia el futuro previsible
y se remonta en las lenguas del pasado
y se crea nuevamente de forma insistente.

Es la palabra mariposa
que huyo hace tiempo
de las salas suicidas de la adolescencia
y ocupa ahora un puesto
en los parasoles de la serenidad.

Hay un fulgor de metal rojizo
en la gravedad de los cuerpos
en su desnudez sin sombra
tendidos en la gimnasia desordenado
de cierto amor consensuado
que me hace soñar
que existe un dios desocupado

Eso os cuento
ahora que imaginamos los lóbulos invisibles
de las ondas de radio
dejando edificios vacíos
tras la nieve del olvido.
Y algunos santos también
en las vitrinas de la fe.